Beautiful day

Las consecuencias de un jefe feliz

No es nada nuevo que las emociones tanto positivas como negativas de los compañeros o del jefe nos influyen. ¿Seguro que te ha pasado llegar contento al trabajo, y que pasadas unas horas escuchando las quejas incesantes del negativo de turno acabes contagiado por esa sensación? O seguro que si el jefe llega de mal humor a la oficina todo el mundo se pone firme y se hace absoluto silencio.


Lo queramos o no las emociones de los que nos rodean nos influyen, igual que nosotros influimos a los demás.
Este fenómeno tiene una explicación científica y es que el causante es la resonancia límbica que dice que a la química de nuestro cerebro y del sistema nervioso le afectan de manera medible nuestros seres más allegados y la regulación límbica que indica que nuestros sistemas se sincronizan con el de otros de un modo que tiene profundas implicaciones para la personalidad y la salud emocional. De este modo se explica que nos influyan las emociones de los que nos rodean.


Daniel Goleman es un psicólogo experto en inteligencia emocional y durante años ha analizado las implicaciones de la regulación límbica interpersonal y la ciencia de los estados emocionales en el liderazgo. En su libro Cómo ser un líder explica que si un líder tiene un estado de ánimo feliz, la gente que lo rodea verá todo bajo un prisma más positivo. Esto hará a su vez, que sean personas más optimistas con respecto a conseguir sus objetivos, aumentará su creatividad y la eficiencia en la toma de decisiones.


El estado de ánimo de un líder tiene un impacto en el rendimiento del equipo muy alto como para no prestarle atención.


Redes sociales



Kobabunga te da voz dentro de tu empresa.

- Compártelo en Twitter -

Kobabunga pregunta

¿ Cómo sería tu trabajo ideal ?

Participa en nuestra encuesta.