Binoculars

¿Sabes dónde se esconden los "haters"?

Estamos familiarizados con el término "hater" en el entorno de las redes sociales. ¿Pero qué ocurre cuando el "hater" está dentro de la empresa?

No hablamos de empleados que tienen una forma de ver la vida negativa o que pasan por una época complicada que les hace ser más negativos. ¡Los "haters" tienen un cabreo sistemático con su empresa! Además necesitan manifestar su desencanto e influir en sus compañeros para que ellos también tengan la misma visión negativa de la compañía.

Curiosamente tienden a estar relativamente conformes y satisfechos dentro de su negatividad hacia la empresa. Este factor les hace permanecer allí como empleados, en vez de optar por buscar una compañía dónde sus valores se alineen más con los de la empresa y donde finalmente puedan ser felices.

Su patrón de comportamiento generalmente se divide en tres características:


    1. Odio generalizado hacia la empresa

    Para un hater todo lo que la empresa propone o las decisiones que toma generalmente son equivocadas. No se trata de estar conforme siempre, de hecho lo normal es que todos en algún momento dado no estemos contentos con determinadas acciones o cambios. Pero el "hater" se caracteriza por criticar casi todo y cotillear sobre asuntos que lejos de ser beneficiosos para el clima laboral lo perjudican. Son especialistas en difundir cotilleos sobre compañeros, jefes, directivos, etc.


    2. Descarga del odio

    Los "haters" tiene una necesidad vital de descargar su odio entre los demás. Son en definitiva una mala influencia para los compañeros que les rodean, pues necesitan hacerlos cómplices de sus ideas. De hecho no les gustan los compañeros que hablan bien de la compañía y resaltan cosas positivas de ella. Un "hater" es un empleado tóxico que afecta al bienestar y rendimiento del equipo.


    3. Permanencia en la compañía

    Para sorpresa de todos los que padecen al "hater", éste permanence en la compañía a pesar de su odio hacia ella. Lo lógico sería pensar que estando tan infeliz en la empresa, debería buscar una nueva que se adapte mejor a sus valores. Sin embargo, no toman ninguna acción para solucionar su problema y si les preguntas directamente te dirán que en realidad no están tan mal allí, y la empresa no está tan mal.


El modo más efectivo de lidiar con ellos es activando un radar especial para detectarlos, analizando el comportamiento de todos los empleados. En realidad la clave la tienen los propios compañeros del individuo, y es importante preguntar sobre qué percepción tienen de la compañía y cuál es su estado de ánimo para enfrentar sus tareas.

Una vez detectado el "hater" las acciones a tener en cuenta son hablar con él para saber cuál es el origen de su descontento y tomar las acciones necesarias para solucionar esa situación. Posteriormente se debe evaluar la evolución del equipo y del individuo un vez puestas en marcha estas medidas.


Redes sociales



Kobabunga te da voz dentro de tu empresa.

- Compártelo en Twitter -

Kobabunga pregunta

¿ Cómo sería tu trabajo ideal ?

Participa en nuestra encuesta.